Con las semillas feminizadas evitaremos encontrarnos plantas machos durante el cultivo y que puedan polinizarnos el cultivo, nos rebaja el nivel de THC, nos deja mucho que desear en el sabor a la hora de fumar, nos limitaría la producción de flores, y nos haría gastar tiempo, esfuerzo y espacio.